NO MÁS CALESAS DE CABALLOS

#LaAndalucíaQueYoQuiero

¡queremos un turismo ético y responsable!

EN ANDALUCÍA, LAS CALESAS DE CABALLOS
DEBEN EMPEZAR A SER

COSA DEL PASADO

Si pensamos en un adjetivo que defina a los caballos, sin duda alguna ese sería: «NOBLEZA».

Los caballos son animales hermosos, leales, sensibles y sanadores, que son capaces de despertarte el alma tan solo mirándote. Si somos fieles a la historia, convendremos que el mejor amigo del hombre no podría ser nunca el perro, sino el caballo. Nos han acompañado desde tiempos inmemoriales, ayudándonos en guerras, en nuestros oficios, como medio de transporte… ¿de verdad habríamos podido evolucionar tanto sin utilizar caballos? Creo, sinceramente, que otra habría sido la historia si no hubiésemos tenido a nuestro lado a estos animales.

No obstante, pese a que hemos evolucionado en muchos aspectos y los avances tecnológicos nos han permitido sustituir las antiguas herramientas de trabajo y transporte por otras mucho más modernas y completas, hemos decidido seguir manteniendo otras, exclusivamente, por motivos económicos y lucrativos.

¿Por qué seguimos haciendo uso de caballos para arrastrar calesas, cuando hace siglos que sustituimos a estos animales como medio de transporte? Sencillamente, porque se cree que ello supone un atractivo turístico que genera dinero. Pero la realidad es que cada vez somos más las personas que nos posicionamos en contra de este tipo de actividades, y demandamos su abolición.

Si tú formas parte de este colectivo, te pido por favor que inviertas tan solo 1 minuto de tu tiempo en firmar esta petición, para pedirle a los alcaldes de las principales ciudades de Andalucía que se pongan manos a la obra para iniciar un proyecto que comience a sustituir de forma progresiva los carruajes de caballos por calesas eléctricas. Estoy segura de que si nos unimos, la voz de la sociedad será escuchada. 

¿Quieres saber exactamente qué mensaje queremos trasladarle a las autoridades públicas?

 

Sigue leyendo… y si tú también estás de acuerdo, ¡firma la petición!

PETICIÓN A LOS ALCALDES DE LAS PRINCIPALES CIUDADES DE ANDALUCÍA:

Distinguido/a Sr./Sra:

QUEREMOS dedicarle atención a un asunto que preocupa enormemente a la sociedad y que requiere que de una vez por todas nos pongamos a trabajar en ello. Ya no puede seguir ignorándose durante más tiempo.

LE HACEMOS SABER QUE somos conscientes de que la tradición de utilizar carruajes de caballos como atractivo turístico para dar paseos ha estado fuertemente instaurada en la Comunidad Autónoma de Andalucía desde hace mucho tiempo. No obstante, también es una realidad que cada vez con más frecuencia e intensidad la sociedad está demandando que se dejen a un lado este tipo de actividades y se suprima el uso de caballos, atendiendo al interés superior que supone el bienestar animal, frente a la única motivación que pretende seguir justificando actualmente su uso: el lucro económico. 

Cada año de forma ya sistemática nos enfrentamos a duras imágenes de caballos que ven mermada su salud y su bienestar como consecuencia de ser obligados a trabajar a pleno sol frente a altas temperaturas, y que son sometidos a largas jornadas de paseos. Ello, incumpliéndose inclusive lo dispuesto en la propia normativa que regula su uso. Además de sufrir desfallecimientos y extenuación, estos animales padecen también de forma reiterada crisis nerviosas, estrés, ansiedad, y desbocamientos. Comportamientos que en su conjunto ponen también en peligro la seguridad pública.

Las calesas de caballos no son solo una tradición en determinadas regiones de España. Lo son también en países como México, Alemania o Italia. Pero, precisamente por la concienciación cada vez más profunda de la sociedad, y porque es necesario avanzar y evolucionar, los poderes públicos están asumiendo estas demandas para ir sustituyendo la tracción animal por alternativas que no impliquen el uso de animales. En Berlín, por ejemplo, hace mucho tiempo que se sustituyeron las calesas de caballos por preciosas calesas eléctricas, que no han dejado a un lado la elegancia y el atractivo de unos vehículos que nos evocan a los transportes que se utilizaban en el siglo XVI, pero que por suerte, no implican sufrimiento ni explotación animal.

La sustitución de los carruajes de caballos por calesas eléctricas supone un avance en materia de bienestar y protección animal, pero también hará embellecer todavía más ciudades como Córdoba, Sevilla o Jerez, puesto que dejaremos de ver imágenes y noticias en medios de comunicación en las que se aprecian terribles escenas de sufrimiento y maltrato animal que son desagradables para todo el mundo y que, inevitablemente, nos hace replantearnos acudir a estos destinos turísticos. Adicionalmente, el hecho de mantener la actividad pero sustituyéndola por transporte eléctrico, representa que los caleseros no van a ver perjudicado su empleo, sino que podrán mantener su oficio y seguramente mejorarán su imagen de cara al exterior, dado que como todos sabemos, también son habituales las imágenes de algunos caleseros llevando a cabo malas prácticas frente a los caballos que trabajan para ellos. Tenemos la oportunidad de remodelar un negocio anclado en el pasado que no embellece la ciudad, sino que genera rechazo para muchísimas personas.

Como en todo, es necesario avanzar y modernizarse, y las tradiciones no pueden mantenerse inamovibles ni pretender que sean inmutables, si chocan frontalmente con las demandas de la sociedad, los avances científicos, la evolución tecnológica y la realidad social de los tiempos en los que vivimos. Hacer lo contrario resultaría claramente incoherente, puesto que Andalucía, como el resto de Comunidades Autónomas, también dispone de una Ley de Protección Animal. Ello demuestra, por tanto, que el legislador en esta Comunidad Autónoma tiene en cuenta el bienestar animal. Debemos dejar de ser incoherentes y excluir sistemáticamente a determinados animales con fines turísticos y económicos. ¿Por qué no tener en cuenta en este caso el bienestar de los caballos, si puede evitárseles formar parte de determinadas actividades que son innecesarias y que a su vez pueden sustituirse por otros medios alternativos?

Andalucía tiene muchas materias pendientes en materia de protección animal. Algunas requieren de más esfuerzo que otras, pero esta en concreto, requiere esencialmente de voluntad: reinventemos las costumbres y tradiciones, ¡y demos paso a la modernidad!

PEDIMOS ENCARECIDAMENTE QUE empecemos a sustituir de forma progresiva la tracción con caballos por calesas eléctricas en Andalucía, podamos estar en ese listado de países que ya abandonaron la tracción con caballos, y sintámonos orgullosos de que somos un ejemplo de cara al exterior. 

¡FIRMA LA PETICIÓN!